La Martinica

Anuncios

Reconversión evolutiva

 

Creo que ha llegado el momento de regenerar la presentación de este blog para poder dar espacio en su interior a imágenes. Sobre todo por aquello de que una de aquellas vale más de mil palabras. De las cuales entre otras cosas por diversos avatares andamos bastante escasos. Por otro lado encuentro una verdadera pena no compartir con vosotros algunas fotos, instantáneas, momentos congelados de la pura realidad.

Justo el tiempo necesario para encontrar el tema gráfico apropiado y  lanzo la nueva formula. Que entre otras cosas permitirá a otros usuarios de aportar sus contenidos. Hasta pronto

Café

Es gota, que incesante
cae una tras otra
Es brisa, que sin dudar
mece de ligera sonrisa
Es luz, la que acompaña
cada suya mañana
Es oro, la mirada,
que a mi
solo embriaga
No es de café
el entrecortado
suspiro agitado
Tu sabes ya
quien no es
dichoso pastel
No, gracias
Hoy no
Solo mañana
quizás beberé
Sin fin
ese café

Hola a todos desde La Martinique

desde la Isla de LA MARTINIQUE, 10.09 AM

 

Con un saludo afectuoso quería agradecer a todos aquellos que me siguen animando a continuar con mis reflexiones vitales. Llevo mucho tiempo fuera de aquí, los ciclos están llenos de sorpresas.

Escribo desde la otra parte del Atlántico donde he ido a dar con mis huesos como siempre por motivos de trabajo. No están las cosas para hacer estos viajes por placer y si tuviera el tiempo y el dinero para un viaje de este tipo no creo que lo hiciera.

Este lugar es otra porción de la tierra en manos a contradicciones aberrantes, una isla de 30 x 60 km aprox. territorio Francés, con unos 400.000 habitantes y sumido en una miseria considerable. De mayoría negra, traídos aquí como esclavos por los sucesores listillos de la historia, hoy el 85% de la tierra y el 100% del comercio esta en manos a los minoría blanca y para el resto de los isleños quedan solo las migas. La pobreza es notable, las condiciones de vida bastante durillas y el mosqueo de la población local mayúsculo.

En tanto los súbditos de M. Sarkozy dictan su ley y nosotros,  pijos demócratas occidentales, les imponemos nuestros productos y engordamos la cuenta corriente. Hasta cuando?

No sigo que me mosqueo, ahora que tengo un poco de tiempo libre me voy a ver la antigua capital, San Pierre, arrasada por la erupción de 1.902, que en solo 2 minutos mato a toda la población de la isla, menos a un superviviente……

Hasta pronto