Dominique Strauss-Kahn 2

Me remito al anterior post sobre este personaje público, que podéis leer en el link:

https://ernestosborne.wordpress.com/2011/07/28/strauss-kahn-dominique-dsk/

para retomar el asunto desde la nueva perspectiva que ofrece la realidad.

Hoy, podemos constatar, no sin tristeza, dos hechos fundamentales, uno es que aquí pasa algo raro y el otro es, que además probablemente nunca sabremos la “verdad”.

Reconozco que yo también caí en la tentación de la condena fácil al potente que abusa de la desvalida, pero la verdad es que con los elementos a disposición es imposible saber que sucedió allí. Lo si que esta claro es que nos vamos a quedar sin saber realmente que es lo que pasó en esa habitación.

Aquello que se vende como un sistema impecable que no distingue entre poderosos e involuntariamente poseídos…se acaba de descubrir un mejunje de mucho cuidado, donde ninguno de los protagonistas sale muy bien parado. Pero sobre todo la que sale peor parada es la “Justicia” con mayúsculas. Exponiendo con todo el poder mediático inimaginable lo ineficiente del “Sistema” y su lejanía de la realidad.

No quiero entrar en las vestes de Juez, no conozco los hechos en detalle y además carezco totalmente de los presupuestos necesarios. Quiero solo divagar sobre el asunto, que me parece de una gravedad extrema. Por varios motivos y tanto si la “verdad” estuviera de la parte del no más indiciado o en la orilla de la no más presunta victima.

El argumento se antoja como el mejor de los misterios para una novela policiaca. Seguramente los entresijos verdaderos en esta cloaca le donaban un ritmo trepidante. Los elementos más clásicos son todos abundantemente presentes, poder, sexo, venganza, conjura oculta, acoso y cuando todo parece perdido gran victoria de la “verdad”, con el potente a salvo, el pobre más pobre e idiota y la malvada conspiración neutralizada.

Pero es eso lo que realmente acontece? Creo, o más bien, mucho me temo que no. Intentemos imaginar por que.

Por un lado tenemos un señor muy viajado y de cartera rebosante de billetones. El además, gracias a su alto puesto en uno de los organismos que deciden la economía mundial, posee ejemplares de las más variadas procedencias. Que se aburre como una ostra entre tanta reunión donde solo hablan de cifras y de lo mal que nos va, (en parte por culpa suya, como representante de tan eficiente organismo) y se dedica a fantasear con las piernas de la aburridisima ponente de turno. El no interviene, ocupado en su permanente paja mental que le posee frecuentemente en los citados “encuentros”. Otra vez más, al caer el silencio de la noche, por muy lujoso que sea su “nido”, se siente humanamente solo. Es uno de los hombres más potentes del mundo, le dan siempre la mejor suite, pero en definitiva, con esta vida nómada que conduce, al final de la charla, esta solo, de nuevo solo consigo mismo. Que aburrimiento.

Es así, que tras el optimo cava de la abundante cena y quitarse de una vez los malditos zapatos, se tracana un buen wisky, rigurosamente envejecido en barrica por los años de los años.  Inquieto y frágil. Vulnerable e indefenso, sin las huestes de aduladores que lo encorónan a cada paso, nuestro protagonista es más humano.. Es casi hombre, tanto, que con alguna maniobra corporal descarga los instintos, por que ya se sabe, el hombre tiene sus necesidades, y tras el personal aseo y plegar las sabanas, con aquella suya manía, siempre de la misma manera, apaga la luz y se deja llevar al merecido descanso y vital reposar.

O igual las cosas no fueron así y a su llegada al hotel mantuvo una afectuosa conversación telefónica con la lejana consorte, en la cual se intercambiaron cariñosos las mismas bobadas que se decían en la intimidad. Después la lectura de unas pocas páginas de ese interesante libro que tenía a medias y a dormir tempranito que la jornada siguiente, siempre muy intensa, tenía que dar de nuevo y como siempre lo mejor de si mismo.

No tiene mucha importancia pues los hechos que nos intrigan suceden al avenir del nuevo día.

El segundo protagonista, ahora hablamos de Ella, la mujer supuestamente agredida, superado el largo trayecto que separa su humilde morada de tan distinto hotel que la ocupa, inicia su jornada de trabajo. Ataviada con el preceptivo uniforme y empujando uno de esos carros galácticos con todo incluido, típicos del servicio de habitaciones en los grandes establecimientos.

Ella, aunque cansada, esta contenta por que sabe de tener un buen trabajo. El sueldo no da para mucho pero es bien superior al de otras cadenas. No es lo mismo trabajar en un 4 o 5 estrellas que fregando escaleras. Además sus jefes la aprecian y le han dicho que si sigue así la hacen jefa de planta. Sin olvidar alguna que otra generosa propina que a veces le obsequia algún agradecido cliente. Estrictamente merecida por su profesionalidad y entregada en recepción por el cliente cuando hace el check out. Por que la primera regla de la casa, y casi obligada en cualquier hotel de cierta categoría, es que el personal de servicio no puede entablar conversación ajena a las propias funciones, ni entrar jamas o permanecer en las habitaciones con los clientes. Mucho menos todavía mantener relaciones personales de cualquier tipo. El incumplimiento de estos generales preceptos acarrea el despido inmediato y fulminante a bajo costo. Con una marca en el curriculum difícil de cancelar en un sector que a menudo exige referencias por escrito.

Estos grandes hoteles están literalmente tapizados de tele cámaras y generalmente el personal esta permanentemente localizado y en comunicación con la gestión por medio de sistemas de comunicación internos de radiofrecuencia. Todos llevan un buscapersonas, un teledrin o una radio. Por no hablar de las tarjetas identificatívas de proximidad o los “viejos” teléfonos que casi siempre hay en el cuarto de servicio de cada planta y en el que muchas veces podemos ver a la gobernanta. Cargo ejercido por señoras de mucho genio que controlan y optimizan muy bien a las camareras.

Tampoco podemos olvidar que en estos modernos tiempos casi la mayoría de los hoteles dispone de cerradura electrónica en las puertas de las habitaciones, que se activan mediante la llave magnética o carta a chip que entregan al huésped cuando se registra. El personal de servicio, mantenimiento, seguridad o administración posee también llaves para poder ejercer sus funciones. Son activadas por periodos de tiempo y por zonas. Así una camarera del piso 14 no puede entrar en una habitación del piso 9 por ejemplo. Al electricista la recepción le activa vía software el acceso momentáneo con su tarjeta para la 1014 donde tiene que cambiar una bombilla. Las camareras de cada piso poseen una llave, conocida como paspartu, que le permite entrar en una determinada faja de tiempo en un determinado número de habitaciones. Incluso algunos establecimientos de categoría, activan el acceso a determinada habitación por parte del personal de servicio, solo cuando el cliente la ha efectivamente abandonado. Dato que disponen en tiempo real gracias a la comunicación via software del conjunto de sensores instalados en aquella habitación. Aquí quería llegar, el eficiente sistema de cerraduras electrónicas viene gestionado desde la recepción y/o dirección y es lo que se conoce como un circuito de ida y vuelta. En el sentido que recibe datos, pero también los trasmite. Por ejemplo registran los tiempos de entrada y salida de un determinado código en un determinado ambiente. Así saben cuando el cliente sale, cuando entra el electricista y cuando la camarera. Pero sobre todo donde esta cada empleado y cuanto tarda en asumir la tarea. Esos fantásticos sistemas de gestión electrónica esconden sin mucho esfuerzo, sofisticados software de control de personal, que ofrecen una estadística de enorme valor para la planificación del trabajo y la administración del establecimiento.

Cuento todo esto por que una cosa que me ha llamado siempre la atención en los hoteles grandes, es el control permanente que tienen del personal, huéspedes y trabajadores. He estado en algunos que me daban ganas de esconderme en el pasillo para cronometrar cuanto tardaban en entrar desde que yo salía de la habitación. En el Sofitel donde sucedieron los hechos nunca he estado pero conozco otros de la misma cadena y categoría similar. Tampoco es un hotel de esos súper lujoso pero si de buen nivel para hombres de negocio de paso. El servicio de habitaciones puede entrar en tu habitación, si tu no estas, varias veces al día. Te bajan las persianas, te las vuelven a subir, te doblan las sabanas, te ponen los chocolatitos, te suben el aire acondicionado, y no paran en un estricto baile de gestos y horarios. Eso si, nunca contigo en la habitación. Si por casualidad te pasas con el horario de limpieza, rara vez te dan la murga y suelen esperar. Si deciden insolentes que no esperan, te llaman de la recepción a preguntar pero no la camarera a la puerta. Hay una posibilidad que si se da con cierta frecuencia, abandonas la habitación y te das cuenta en el hall que te has dejado algo, el tiempo de coger el ascensor y subir que ya están dentro limpiando. En ese caso, se disculpan siempre como si las hubieras pillado haciendo algo malo y salen de la habitación. Por que lo dicen las estrictas normas cuyo cumplimiento vigila la tele cámara del pasillo.

Esa es otra, tele cámaras. Esos sistemas de grabación video a circuito cerrado generalmente cubren todos los espacios de circulación obligados grabando 24 horas todos los tráficos con un sistema que solo se activa con el movimiento y llamado motion rec. La enorme cantidad de imágenes registradas viene gestionada con especiales programas de búsqueda de específicos fotogramas por parámetros definidos. Pero si es necesario se pueden visionar los contenidos completos. Un análisis sencillo permite reconstruir con facilidad los recorridos de cualquier persona al interno de ese ambiente.

Tenemos un señor particular muy potente, un hotel de una cierta categoría equipado con los típicos sistemas de control del espacio y del personal y una camarera que previsiblemente puede estar orgullosa de su empleo, que recuerda perfectamente las estrictas reglas vinculantes que ha firmado en su regular contrato de trabajo.

Podemos barajar varias situaciones que de todas formas no me convencen. Lo hago para descartarlas por absurdas, aunque nunca se sabe.

La primera, es que este potente señor, victima de una noche de pesadillas y sueños oníricos, con la libido fuera de control, simula su salida de la habitación, se esconde desnudo y cuando la camarera ignara se entrega a la faena el desalmado le salta encima y la obliga a un relación oral. Sin temer por un segundo que aquella esbelta avasallada de ágil cuerpo no lo inmovilice con una llave de judo solo después de haberle seccionado la virilidad con un buen mordisco de tan blancos dientes. Sin pensar ni un segundo a las demoledoras consecuencias en su imagen pública y posición profesional.

La segunda, igual de improbable, es que Ella por alguna razón fuera de programa y sobre todo fuera del estricto código habitual en estos establecimientos, decidiese entrar con el en la habitación. Quizás ciega por el resplandor de una oferta que suponía el doble de su asqueroso sueldo en cambio de una chupadita. La verdad es que esta opción es la que más me molesta. Me parece la más injusta y descontada. No digo que alguna camarera de hotel no sea de costumbres fáciles. Pero estoy seguro por que lo he visto, que son un mínima, pero mínima porcentual. Sobre todo no trabajan en esos hoteles. Los cuales disponen de discretos mecanismos para proporcionar cualquier pasatiempo sin llamar la atención ni implicar al propio personal. A parte el hecho que esta chica, quitando la credibilidad que dicen que ya no tiene, me parece que lucha por ir hacía delante con cierta dignidad. Sus jefes la apreciaban y la defendieron al inicio públicamente sin dudar. Que una desesperada haya mentido para obtener la residencia en los USA me parece de lo más humano. Quisiera yo ver a otros en su situación. También sus declaraciones sobre agresiones anteriores parece ser que no son muy creíbles, pero quien sabe como fueron los hechos de verdad.

Lo que me parece muy raro es que primero era de fiar y de pronto no lo es. Igual la han convencido. O alguien le ha subido los humos y por un cuarto de hora de notoriedad y anheladas compensas ya prometidas se le ha ido la cabeza. O ha fingido tal.

Quien parece muy poco de fiar es el Fiscal que ha puesto en pie este caso, un personaje que persigue a toda costa verdades que no encuentra. Con muy poca eficiencia y de manera bastante improvisada me parece. Como se ha jugado la carrera con un testimonio tan débil?. Que pasa que no ve CSI?. No me lo puedo creer que un tipo en esa realidad no haya atado los cabos con más vista. Igual han forzado a la “victima” hasta el limite y se ha roto el juguete de su ambición. O era todo una burda chapuza judicial?. No cuadra.

Es fácil, mucho más de lo que esperaba, deslizar imparables hacia una tercera y no tan peregrina posibilidad. La más intrigante, fruto de esta prolífica imaginación:

Una trampa urdida por confabulados intereses para asestar un golpe mortal a una de las personas más influyentes en París y Washington. Donde al final del libro descubrimos que todos están compinchados y soñando con el dorado retiro. Sin imaginar los pobres incautos que el plan que han ayudado a llevar acabo con tanto éxito, contempla la aniquilación progresiva de todos ellos. Por que quien lo ha organizado sabe muy bien que quien mejor guarda un secreto son los muertos.

Podría explicar el increíble dietro front de la Fiscalía, la debilidad del testimonio, el cierre de la causa judicial que desato el escándalo y la bastonada que deja por el momento ko al acusado. Con la credibilidad por los suelos y su carrera hecha añicos. Como la de la camarera, el Fiscal, el director del hotel, la prensa justicialista, el sistema que expone a todos brutalmente y la falta absoluta de resultados reales. Que ha pasado?. Es todo verdad?. Es todo mentira?.

A Ella la han pagado muchísimo para que ahora se convierta en poco creíble?. Han avisado al Fiscal?, ha sido el quien, pagado por terceros ha inventado toda la historia?. Fue Ella que ha sido violada y nadie la cree ni la defiende?. Que hacía con el en esa habitación?, el desnudo y Ella consumando una relación reconocida. Se pacto un servicio y el se paso?. Por que no salen las grabaciones del hotel y los gráficos de presencias de su personal. Es una práctica de ese hotel mezclar las atribuciones profesionales de sus camareras?. Se inventa una camarera una historia así sabiendo que la van a despedir?. Alguien la ha utilizado?, se han aprovechado todos?. Igual ha pagado El a todo el mundo para que la historia acabará en nada?. La mujer?. Quien sale ganando?. Es una encerrona que le ha jugado alguno que se la tenía jurada?….o los famosos mercados que se lo querían quitar de encima?. O al final solo un exuberante instinto animal mal controlado?. Quien sabe?.

Hay un hecho claro, Dominique Strauss-Kahn sale muy mal parado de este asunto. No creo que se tenga que retirar del mundo, pero lo que seguramente no podrá hacer más y lo tenía muy a mano, es ser el nuevo Presidente de Francia. A la camarera le va a costar muy caro, al Fiscal también, y para el sistema USA y su imagen de justicia e igualdad supone un serio revés que ha puesto de manifiesto sus muchas contradicciones.

Tanto si es abuso sexual de un potente hacia una desgraciada, que han terminado de matar lanzándola para que las bestias feroces la devoren en el circo. Como si es Ella, que victima perenne de abusos continuos, se ha inventado todo para sacar el mayor provecho, el resultado parece una victoria del más asqueroso machismo. Donde todos los implicados y el mismo sistema han hecho un flaco favor al derecho universal y a la dignidad de la mujer en este Sociedad.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Kaku
    Sep 19, 2011 @ 15:57:07

    Cada suposición que relatas podría ser la realidad de los hechos, (aunque a mi retorcida mente le seduce la idea de un Strauss semi desnudo acechando por los lujosos pasillos del neoyorkino Sofitel), cada cual mas rocambolesca que la anterior, y es que cuántas veces la realidad supera a la ficción, en cualquier caso nunca sabremos lo que realmente ocurrió, ¡es tan desconcertante!.

    Creo que toda esta historia tan solo ha servido para poner de manifiesto, la incapacidad del sistema judicial estadounidense para discernir la verdad sin dejar lugar a dudas ni especulaciones, en un caso que hubiera investigado con mas tesón cualquier ciudadano de a pié con una docena de capítulos de CSI a sus espaldas.

    Pero con todo, lo que mas llega a afectarnos inconscientemente es el irreparable daño que han causado a la fe que el hombre puede llegar a tener en sus congéneres.
    No sé si es mas repugnante la sensación de desamparo ante el poderoso que abusa de su autoridad, o la facilidad con que un desconocido puede acabar con la dignidad de cualquiera, a cambio de mejorar su calidad de vida.

    Puestos a fantasear, me viene a la cabeza una buena pelicula de Dustin Hoffman y Robert de Niro : “La cortina de humo”, donde para camuflar los abusos del Sr. presidente a una menor en vísperas de las elecciones, inventan una guerra contra un país practicamente desconocido para el pueblo estadounidense, (resulta ser Albania, brutal la crítica al desconocimiento geográfico y cultural de la población de los EEUU).
    Tal vez el Sr. Strauss-Kahn sea el cabeza de turco que oculta un mal mayor, de ser este el caso, que Dios nos pille confesados…

    Buenas tardes Sr. Osborne.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: