Maletas


En mi viaje de vuelta de Brasil me han “perdido” las maletas. Ese es el termino metafórico con el que clasifican las compañías aéreas cualquier “incidencia de equipaje”. La realidad es bien otra, me explico; regresé con un vuelo operado por la TAM desde Río a París y desde allí con Air France hasta Madrid. En una ruta única contratada con la compañía brasileña al módico precio de 1.340 euros, billete completo. El itinerario como ya he dicho preveía una escala en París Charles De Gaulle. Con dos horas de transito hasta la salida del vuelo sucesivo programado, AF2000 París- Madrid. El aeropuerto parisino es bastante grande y ocupa una considerable extensión. Con todos los tránsitos organizados, desplazamiento en autobús interno, control de aduanas, sucesivo control de seguridad y embarque en el nuevo avión, las dos horas “volaron” y prácticamente no hubo tiempo para nada más. Entonces me viene espontaneo un razonamiento, si una persona que se mueve rápido casi no tiene tiempo para el desplazamiento previsto en el transito, imaginemos las maletas que están en la bodega y no se mueven solas. Primero hay que descargar ese avión lleno de maletas tras oceánicas, enormes, y otros bultos sin clasificar. Después es necesaria su re-distribución en la inmensidad del aeropuerto. Hasta el muelle de carga que corresponde con el nuevo avión que el pasajero en transito vaya a abordar. Conclusión, las compañías aéreas en muchos casos saben que no disponen del tiempo necesario para gestionar el equipaje en un determinado transito. Simplemente las “pierden” y luego, muy amables, dos o tres días después, te las entregan en casa. Algo que seguro que les sale más barato que disponer de la estructura necesaria para gestionar toda su carga en cada escala comercial que ellos “venden”.

Mis maletas se quedaron en París por que no tuvieron tiempo para (TAM) descargar  y (AirFrance) volver a cargar mi equipaje. A partir de ahí, a cada uno de los tres bultos, imagino la compañía de handling, le asigno un vuelo diferente. Probablemente viendo mi perfil, residente en destino y de consecuencia generador de gastos cero. La verdad es que desde el principio intenté tomarme la cosa con mucha filosofía. Claro que si se perdían de verdad era un desastre, todo material de trabajo construido artesanalmente, piezas únicas. La tercera y más voluminosa me la trajeron finalmente el domingo por la noche, 5 días después de mi llegada. Sin hasta hoy explicación alguna. Menos mal que vivo aquí y no había venido a trabajar…….y que están todas!

Que bonito es volar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: