Madoff el Sabio

 

En un país muy cercano un tiempo no muy lejano vivía un sabio de conocimiento muy contemporáneo. A el acudían potentes de todos los rincones del globo buscando en su sabiduría la mejor respuesta. Los responsos meditados acertaban de pleno. Siempre adecuadas soluciones encontraba a las dudas ajenas. Predecía la multiplicación de los humanos haberes aconsejando las mejores especulaciones del momento. Así fue como hizo todavía más ricos algunos que ya lo eran inmensamente. Al principio su proceder pareció muy honesto. Admirado y envidiado casi en cada económico estamento. Un día lejano entendió que toda aquella información la mas rentable sería si la utilizaba en el propio personal enriquecimiento. Modulando sus consejos hacia aquellas de oro gallinas de su concejo. Llovieron de nuevo los doblones a tormentas del cielo y sus valiosos consejos aumentaron de nuevo el precio. Tal era el flujo de dinero que condicionaba con su pensamiento que se hizo dueño y señor de parqués enteros. Su buen consejo se convirtió en chantaje al díscolo polluelo. Aumentado más si cabe su poder global en el dinero. No había fortuna, fondo, banco, imperio, rico, mafioso, especulador o trapichero que sus valores en custodia no le dieron. Hasta que un buen día este señor de tan buen consejo, admirado y respetado por todos como el mejor de los consejeros se descubrió, como solo lógico, un verdadero ladrón. Delincuente y estafador de alto vuelo. Que con sus elegantes modales y mejor verbo eran decenios que desplumaba sistemas enteros. El mayor fraude económico de la historia con el beneplácito de cientos y cientos de cómplices de muy alto vuelo. Ciudadanos respetables del mundo entero.

Cuando sus mejores amigos y presuntos compañeros se aburrieron de semejante mochuelo, con clase lo han retirado a una cómoda cárcel de barrotes ligeros. Donde relata la crónica que fue salvajemente vapuleado apenas entrado por un nervioso reo al que también había tomado el pelo.

Son los amigos de tan siniestro banquero los que hoy continúan gestionando ingente agujero. Que nos quiere dar consejillos de pardillos con sus obsoletas y potentes agencias de calificación. En tanto de todo el dinero desaparecido no hay la menor traza y menos todavía en recuperarlo la más mínima esperanza. Bien escondido estará ya en eso que llaman paraísos fiscales de sociedades castillo.

Por que no los meten a todos en el trullo y les confiscan hasta la última costilla?.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: