Ana


De piel blanca

decorada a mano

con aguja

de plata

Ojos no se

siempre

escondidos

me ven

Cuerpo perfecto

de voluntades

impropias

yo pienso

La cabeza

plena

de razonar

intenso

Breve

de timbre

y dulce

procede

Solo susurros

entre cafés

rara vez

me concede

Un libro

acompaña

su clara

mañana

tímidos

los pasos

del tiempo

avanza

Pausa

sagrada

de vital

lama

No una,

si no dos

esplendidas

frutas

juntas

maduran

aquella

ventana

busto

esculpido

tinta china

colorada

Poco se

si no nada

esperando

saber si

Es perfume

prohibido

que intenso

emana

Ana

del café

bueno

sin nada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: