El Crimen

Estaba medio adormilado cuando la vio salir. Buenos días dijo Ella. Buenos días

Eran la 7.28 de la mañana. Su turno estaba por terminar. Recogió sus pertenencias terminó de rellenar el parte, cerro la taquilla y firmo el registro de control. Sus pies avanzaban solitarios en la grande plaza. En ese momento el edificio entero se arrugo. La enorme nube de polvo cubrió el horizonte con el gris dueño de la luz. El silencio salpicado de lamentos abrió paso al apocalíptico devenir. La foto que le enseñó la policía no dejaba lugar a dudas. Era Ella, conocida en todo el país como la fatídica burbuja inmobiliaria.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: