Democracia Real Ya Esta

Es ahora, que sin dudar puedo afirmar, desde mi Socialista pensar, que hoy más que nunca es libre y justa la Sociedad. Como ciudadano de mi nación y miembro de esta Sociedad, me siento muy digno y orgulloso de estar. En la máxima disponibilidad a la mayor comprensión, contesto con evidente convicción, la ausencia presunta de real democracia y suficiente libertad. Es esta una Sociedad, donde el individuo tiene posibilidad efectiva de participar. En su vida y en la de los demás. Consagrarse con éxito, a sí mismo, o a la sociedad. Eligiendo el camino, por el sendero del respeto y la convivencia en libertad.

Un Estado democrático se basa en el Ordenamiento Jurídico que lo legitima. Un sistema democrático es aquel en el cual sus gentes exprimen, sin ser reprimidos, sus personales preferencias. En limpios procesos de acción política, ejerciendo sus derechos soberanos. Con los políticos delegados por universal sufragio, a efectuar los programas comprometidos. En el respeto de las leyes y la legislación vigente. En un sistema con capacidad de administrar y garantizar la convivencia en paz. En el legítimo ejercicio de los derechos y obligaciones de sus ciudadanos.

La general concepción y similar organización de los modernos Estados democráticos, contempla suficientes procedimientos y medidas de control en el ejercicio del poder de sus funcionarios. En cualquier estamento y organización. En todas sus conductas y en todos los procesos. Para garantizar la necesaria transparencia y el escrupuloso cumplimiento de la ley en el desempeño del mandato.

En aquellas sociedades que por conceptual mayoría entendemos justas, la legitimidad del sistema tiene que estar por encima de cualquier honesta consideración. Es el ciudadano que con sus conductas y opiniones tiene que fomentar la propia responsabilidad en la necesaria e irrenunciable defensa mismo sistema. Del Estado democrático. Son los individuos, solos o en grupo, que, con su actitud, legitiman o traicionan un sistema. Es la primera obligación de un libre ciudadano, respecto a la propia democrática Sociedad. Independientemente de las propias ideas políticas es un precepto constitucional la defensa de las propias Instituciones. En el desempeño de sus funciones para garantizar la demócrata legalidad. No hay que confundir la “presunta” libertad de expresión” con insumisión. La libertad de opinión con la involución. Ni discutibles reservas con la difamación. No existen hoy, en democracia contemporánea alguna, conspiraciones de la magistratura u otras fabulas ridículas, que interesados sectores sin consciencia demócrata, esgrimen sin pruebas, a propia ventaja. Hay abusos, no hay duda, pero son mayoritariamente punidos por la eficiente gestión, de otras muchas más honestas gentes, que muy civilmente asumen ejemplarmente su obligación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: